miércoles, 29 de julio de 2009

CONCLUSIONES - RECOMENDACIONES

Siempre se habla en términos muy generales y se manifiesta que las TICs son herramientas que pueden ser maravillosas bien usadas, pero también pueden perder su importancia si no se las utiliza en forma reflexiva y selectiva. El problema no es la herramienta. El problema es la herramienta en relación con el contenido y con la actividad que le da sentido. O sea, si se concibe en un proyecto en el que tiene sentido la utilización de la herramienta, ésta puede potenciar la propuesta educativa o enmarcarla. Si es la herramienta la que se impone a un contenido, con independencia del tratamiento que requiere ese contenido, puede aplastar al contenido poniéndole la marca que tiene el soporte.En este caso, se banaliza el contenido por el mal uso de la herramienta. Existen malos usos pero también existen otros usos que mejoran la calidad de la educación.
En realidad, siempre, se está pensando en la herramienta relativa al tratamiento de un contenido, y de este contenido en relación con el proyecto educativo en que se enmarca. Hay muchos docentes que no quieren ver que la tecnología no es un destino por el que se puede optar o no, sino un desafío para la creatividad política y social.
La aplicación de un aprendizaje constructivista con las TICs, a lo que llamamos el diseño y uso de ambientes enriquecidos de aprendizaje con las TICs, demanda oportunidades de entrenamiento y de desarrollo profesional de los educadores. La investigación ha demostrado que para lograr este nivel, los programas de preparación deben proveer oportunidades de explorar, reflexionar, colaborar con colegas, trabajar en tareas auténticas de aprendizaje y comprometerse con el aprendizaje activo y práctico. “En esencia, los principios para crear ambientes de aprendizaje exitoso para los estudiantes, son los mismos que se aplican para el caso de los maestros” .
En el área educacional, además que contenidos curriculares, se requiere generar una disposición general al cambio en las modalidades de aprender a vivir juntos y aprender a aprender empleando la Tecnología Educativa. En este marco, es urgente mejorar la calidad y pertinencia del sistema educacional a fin de que éste cumpla una función estratégica en el pasaje de las sociedades nacionales hacia un orden global, competitivo y altamente interconectado, centrado en el paradigma de la sociedad del conocimiento.
Educar con estas tecnologías implica educar para imprimirle al uso de las TICs. sentidos que compatibilicen las nuevas formas de producir y trabajar con los actuales estilos de ejercer derechos, afirmar culturas, informarse, comunicarse a distancia y formar parte de redes. Lo anterior demuestra que existe una creciente necesidad de profesionales calificados que salgan ganadores en un ambiente de competencia y respondan correctamente a la globalización, al tiempo de toma de decisiones, a la obsolescencia rápida de conocimiento, a la rapidez de los cambios, al desarrollo tecnológico y a la adaptabilidad a la tecnología. En este ámbito educativo, el papel que juegan los DOCENTES en la enseñanza es muy interesante, ya que la capacidad de auto enseñanza debe desarrollarse y para ello se necesita una educación basada en el aprendizaje. Actualmente la educación ya no se centra en lo que el docente dice, sino que ahora este ha dejado el papel protagónico para convertirse en un intermediario entre los alumnos y la adquisición del conocimiento donde la tecnología juega un papel fundamental como herramienta y medio de comunicación entre el alumno y el conocimiento global."
Los EDUCADORES tenemos múltiples razones para utilizar las posibilidades que proporcionan la Tecnología Educativa para impulsar el cambio hacia un nuevo paradigma educativo más personalizado y centrado en la actividad de los estudiantes demás de la necesaria alfabetización digital de los alumnos y del aprovechamiento de la Tecnología Educativa para mejorar la productividad en general -preparar trabajos diversos, buscar y difundir información , comunicarnos, etc. O sea, utilizar las tecnologías como instrumento para mejorar la productividad en el proceso de la información (aprender SOBRE las TIC), y luego progresivamente la utilizarlas como fuente de información y proveedor de materiales didácticos (aprender de las TICs).
El problema de los medios en educación tiene una doble perspectiva “sus posibles usos dentro de la misma y el papel de la educación en una sociedad muy condicionada por estos recursos.” Recordemos que: la elaboración y control de los medios queda generalmente fuera de los propios usuarios y receptores, está en manos de unos pocos que tienen los capitales y detentan el poder. El valor pedagógico de los medios brota del contexto metodológico en el que se usa, más que de sus propias cualidades y posibilidades intrínsecas. La incorporación de las TICs. como mediadoras del proceso educativo nos conduce a valorar y analizar su eficacia en el aprendizaje. Para eso debemos actuar en forma crítica y reflexiva con respecto a ellos, a sus usos y a sus posibilidades, sin dejar de lado los efectos negativos. Se estaría en el campo de la Tecnología Educativa
El alto índice de fracaso escolar y la creciente multiculturalidad de la sociedad con el consiguiente aumento de la diversidad del alumnado en las aulas, constituyen poderosas razones para aprovechar las posibilidades de innovación metodológica, métodos de enseñanza y de aprendizaje constructivistas que contemplan el uso de las TICs como instrumento cognitivo (aprender con las TICs) y para la realización de actividades interdisciplinarias y colaborativas. "Para que las TIC desarrollen todo su potencial de transformación (...) deben integrarse en el aula y convertirse en un instrumento cognitivo capaz de mejorar la inteligencia y potenciar la aventura de aprender" La apropiación tecnológica supone su valoración, y esta valoración se aprende socialmente.
La tendencia indica que, incorporando las llamadas “nuevas tecnologías” en forma educativa y recogiendo la realidad cultural en la escuela, la figura del docente se hace más necesaria e imprescindible que antes porque la existencia de potentes medios tecnológicos que presentan y distribuyen el conocimiento de manera distinta, necesitan de nuevos caminos pedagógicos que el docente puede y debe proporcionar.
Perceval (1995) dice, refiriéndose al medio audiovisual, que «el lenguaje de la televisión rompe con el aprendizaje repetitivo de fórmulas, ceremonias y protocolos que estaban claramente marcados por los textos escolares. El sistema ha roto con la dinámica unidireccional en beneficio de la investigación y la asunción de responsabilidades de un alumno que deja de ser pasivo». Esta realidad, en lugar de atemorizar al docente o a la institución educativa, debe ser un aliciente y una motivación. Por ello, algunos docentes, conscientes de dicha realidad, ven surgir esta nueva cultura (que podría desubicarlos) desde la valentía y la implicación. Es en tal sentido, abordando la educación y la comunicación desde la posibilidad de inaugurar escenarios distintos y enriquecedores dispositivos de diálogo como pueden alejarse las dudas y la resistencia al cambio
La Tecnología Educativa aplica nuevos medios para afrontar y alimentar la práctica y el ideario educativos, pero su valor emerge, en gran medida, del sentido con que se lo emplee en el proceso educativo. En este terreno, se hace imprescindible indagar en la relación alumno-docente-medio-conocimiento para encontrar estrategias adecuadas. Por eso cuando en los centros de enseñanza tienen hardware y software no actualizados los docentes se desmotivan al intentar aplicar lo planificado en la casa sin obtener los resultados esperados.
Los docentes no aceptan internet porque no son lectores críticos de la WEB, esto supone disponer de “mucho tiempo”. Las preguntas que el lector crítico se hace refieren al origen de la información, el marco en el que esa información tiene valor. Pero estas actitudes frente a la información no son nuevas. Sin embargo, no es igual plantearse esta actitud frente a un material que frente a muchísimos materiales. El lector crítico se preocupa por la validación de la información y, para la validación, se tiene que ver quién lo dijo, cuándo, dónde y si hay una comunidad científica que avale esa información. Después de hacer todo este trabajo previo el docente podrá generar una propuesta crítica para el análisis del material.
Estoy de acuerdo, en parte con lo planteado por Elida Borges, Marita Plátano y Liliana Collazo en el foro: “A pesar de todo, su éxito o fracaso radica, en gran medida, en su conocimiento, su funcionamiento e implementación (aplicación en el escenario educativo)” pero pienso que el tema de la dificultad de la implementación y desarrollo en la educación responde a varios factores. Supongo que hay dificultades de diversa índole, recordemos lo antes mencionado “la tecnología no está incorporada en las prácticas de los docentes o en sus usos cotidianos de trabajo profesional. Tampoco se instalaron en los procesos formativos: los docentes no recibieron clases en las que las nuevas tecnologías estuvieran imbricadas en los contenidos, en todo caso se les enseñaba el valor de uso de las tecnologías. Por lo tanto, reitero lo manifestado en el foro “es un tema faltante de la formación sistemática del docente. Hasta que no logremos que en todos los centros de Formación Docente, los formadores de formadores sean usuarios de las tecnologías y apliquen la Tecnología Educativa, no es fácil su instalación con relevancia, en los centros educativos”
En todos los ámbitos de la formación uno de los peligros mayores es que la aplicación de estas nuevas tecnologías en el aprendizaje tan sólo reproduzcan modelos de enseñanza basados en prácticas educativas tradicionales o como manifiestan en el foro las compañeras del Equipo de Canelones .”.. Es irrisorio, que para muchos TE, sigue siendo enseñar "Computación". Eso, preocupa. No obstante, somos agente de cambio, y como tales, debemos comprometernos, y dar a conocer el por qué y el para qué, de la TE. “
Lo señalado en primer lugar se ha detectado en muchas de las primeras aplicaciones educativas multimedia aparecidas en el mercado, que con el supuesto objetivo de lograr una educación individualizada y adaptada al ritmo del estudiante, trasmiten en cambio, las mismas informaciones a todos y en un orden previamente establecido, utilizando un mismo modelo de transmisión/construcción de conocimientos y concibiendo el modelo de aprendizaje en base al esquema clásico de estímulo-respuesta. Con el tiempo, las posibilidades de una auténtica adaptación de los contenidos a las necesidades y al nivel inicial (conocimientos previos) del usuario han aumentado considerablemente, a la vez que la configuración de los contenidos también, cada vez más, van abandonando la estructura secuencial y limitada propia de una clase oral o de un libro de texto. En este sentido, el desarrollo de los sistemas inteligentes está ejerciendo una influencia esencial
El carácter educativo que le puede dar a un recurso informático depende de la intencionalidad, estrategias y contexto en el que se use el recurso.
Las cuatro tendencias principales que emergen del informe de M. Corsi (2006) señalan un marcado cambio en la actitud hacia la tecnología, allí se mencionan que:
-las destrezas de pensamiento crítico y la participación en los medios;
-la creación dinámica del conocimiento y herramientas y procesos de computación social se están popularizando y ganando aceptación.
-las herramientas para trabajar de manera colaborativa a distancia (en forma presencial como se dio en general en la primera etapa o semi presencial, que es la que se utiliza ahora ya que tiene una serie de ventajas sobre la anterior) como son cada vez más sencillas de utilizar y más disponibles .
-ha aumentado también la práctica de las comunicaciones online. “Esta tendencia está arraigada en la computación social y está promoviendo la transmisión personal.”
Estoy de acuerdo con lo manifestado por la compañera Eneida Rodríguez en el foro basándose en lo expuesto por Morin, de que debe haber primero una "revolución en las cabezas" para que se inserte la Tecnología Educativa en los centros de enseñanza
Reitero lo que expuse en el foro “Motivar, modelar o mostrar constituyen posiciones respecto a lo que hacemos los docentes con las tecnologías, pero ellas ofrecen otros usos por ejemplo presentar materiales nuevos que reorganicen la información, tender lazos para favorecer comprensiones, para ayudar a reconocer la información en contextos diferentes.
El ritmo de cambios acelerados, que experimentamos, contribuyen a que aparezcan constantemente nuevas funciones de las tecnologías y por lo tanto ellas son generadoras del problema de adaptación al cambio vertiginoso y a las nuevas posibilidades.
Concluyendo se puede establecer que tienen un doble carácter “de herramientas y de entorno” y cumplen con múltiples funciones: motivar, mostrar, organizar información, ilustrar, etc.
Al escuchar la palabra "alfabetismo", muchos pensamos en conocimientos referentes a la lectura y escritura. Sin duda, estas habilidades son importantes para la juventud actual, pero de igual manera lo es también la capacidad de poder discernir lo que ofrecen los medios masivos de comunicación "Los niños están creciendo en una cultura dominada por los medios", apunta Susan Donohue, "Son parte importante de nuestra vida y se puede aprender mucho de ellos; y aunque se puede reducir la exposición de nuestros hijos a los medios, es imposible evitarla del todo", precisa. El alfabetismo cuando se trata de los medios masivos de comunicación se refiere a tener la capacidad de cuestionar, analizar y evaluar una variedad de tipos de comunicación masiva
En un futuro inmediato las personas que no sepan desenvolverse en la cultura y tecnología digital de un modo inteligente no podrán acceder a la cultura y el mercado de la sociedad de la información. Es decir, aquellos que no estén cualificados para el uso de las NNTT tendrán altas probabilidades de ser marginados culturales en la sociedad del siglo XXI por eso y por otros factores ya mencionados es imprescindible que la Tecnología Educativa se aplique en todos los centros de enseñanza y que cada docente esté implicado en ella.
Este analfabetismo tecnológico provocará, seguramente, mayores dificultades en el acceso y promoción en el mercado laboral, indefensión y vulnerabilidad ante la manipulación informativa, incapacidad para la utilización de los recursos de comunicación digitales. La sociedad del siglo XXI representa un escenario intelectual y social, radicalmente distintos. Nuestra responsabilidad es ir elaborando alternativas pedagógicas innovadoras que respondan a las exigencias sociales de una sociedad democrática en un contexto dominado por las tecnologías de la información
Con una adecuada alfabetización digital y aprovechando las posibilidades de la Tecnología Educativa, aumentarán las actividades de aprendizaje que los estudiantes podrán realizar fuera de la clase, tanto en otras dependencias del centro (salas de clase, multiuso y biblioteca) como en otros entornos ciudadanos y en el ámbito doméstico. Por otra parte, el docente podrá aprovechar loo conocimientos de que los estudiantes adquieren por su cuenta, y que en algunos casos pueden ser superiores a los suyos, tendrá que darles oportunidades de compartir lo que saben con los demás sin sentirse degradados.
En la actualidad el dominio sólo de la lectoescritura ya parece insuficiente ya que sólo permite acceder a una parte de la información vehiculada en nuestra sociedad: a aquella que está accesible a través de los libros. Una persona analfabeta tecnológicamente queda al margen de la red comunicativa que ofertan las nuevas tecnologías.
En el futuro la tecnología no es un destino por el que se puede optar o no, sino un desafío para la creatividad política y social.
Tenemos que tener presente que la moderna tecnología es cara y sería muy peligroso que sólo pudiera estar al alcance de pocos privilegiados pero pudiera ocurrir lo contrario y en la medida que se facilite y se extienda la comunicación y esas tecnologías dejen de estar limitadas por la geografía, se universalicen las posibilidades de acceso.
Pero todos sabemos que las prioridades en la aplicación de los avances tecnológicos continúan centrándose sobre las “necesidades” y problemas de las naciones más ricas, lo cual viene a reforzar la acumulación de conocimientos y aplicaciones científicas en su propio provecho, alejándose progresivamente de las posibilidades de acceso a la mayoría de los países en desarrollo. No debemos olvidar los docentes que una población todavía muy numerosa, sigue excluida de esta evolución pues, hoy mismo, ya entrados en el siglo XXI, más de la mitad de la población mundial no tiene acceso a los diferentes servicios que ofrece la red telefónica.
En ese contexto, la Comisión Delors (UNESCO, 1996) formuló algunas recomendaciones a escala mundial que es importante que se recuerde, la de “difundir las nuevas tecnologías llamadas de la sociedad de la información en favor de todos los países, a fin de evitar una agudización aún mayor de las diferencias entre países ricos y pobres”.
El riesgo de la tecnología, aunque sea indirecto, es muy grave y exige una reflexión ética y una revisión política sobre su uso.
De todos modos, pensar sólo en los aspectos negativos de la técnica es cerrar los ojos a la capacidad que tiene de liberarnos y de abrirnos más al mundo y a los otros, de ser y hacernos más felices.
El desarrollo de las tecnologías puede acarrear consecuencias favorables al hombre, tales como una mayor productividad, a través de un mejor acceso y dominio más generalizado de los procesos, una superior permeabilidad social al extenderse el uso social de los medios de información o simplemente la posibilidad de ejecutar importantes tareas complejas que al hombre le es imposible realizar sin ellas. En este marco, la revolución informática, aunque no es la única innovación tecnológica de los últimos años, constituye, sin embargo, el factor común que permita acelerar todas las demás. Sobre todo en la medida en que transformaría radicalmente las vías de información y tiene la posibilidad de incidir por ello en el sistema nervioso de las personas y de toda la sociedad.
La Tecnología Educativa incentiva las habilidades que Jacques Delors señala como esenciales:
· Se desarrolla la personalidad para actuar con una mayor capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal ya que el aprendiz debe enfrentarse a diversas situaciones problemáticas que tiene que resolver sólo o en forma colaborativa (aprender a ser)
· Por ej. a través de Internet: Conocer, compaginar diversas culturas, estudiarlas a fondo e interrelacionarse originando un proceso que se desarrolla a lo largo de toda la vida.(aprender a saber)
· En este campo, es imprescindible el “hacer”, la “actividad”.(aprender a hacer)
· En el relacionamiento en forma sincrónica o asincrónica se forman verdaderas comunidades virtuales, se “aprende a convivir” con personas de diferentes culturas y espacios.
Las llamadas “nuevas tecnologías”ofrecen nuevos medios para afrontar y alimentar la práctica y el ideario educativos, pero su valor emerge, en gran medida, del sentido con que se lo emplee en el proceso educativo o sea de la aplicación de la Tecnología Educativa. En este terreno, se hace imprescindible indagar en la relación alumno-docente-medio-conocimiento para encontrar estrategias adecuadas.
El concepto de tecnología Educativa no suele dejar indiferente. Muchos lo asimilan a los objetivos de conducta; a una planificación racional que deja fuera o no tiene en cuenta las características específicas de los diferentes contextos, sobre todo, las relativas a los individuos Para una minoría de entusiastas, la tecnología Educativa posibilita la planificación de la enseñanza de forma más rigurosa y moderna. Las razones esgrimidas son, por un parte, que se basa en las aportaciones de la psicología, la ciencia social por excelencia, y de la teoría de Sistemas y, por la otra, que al igual que en otros ámbitos el elemento principal de modernización ha venido de la mano de la utilización de nuevas máquinas y herramientas, cada vez más relacionadas con el tratamiento de la información.
Recordemos que quienes proponen sistemas de enseñanza y aprendizaje, desde la perspectiva más reproductora a la más emancipadora, sin tener en cuenta los recursos disponibles en la sociedad, suelen ser considerados grupo como "luditas" o como personas que no están ofreciendo al alumnado un entorno de aprendizaje adecuado a su tiempo. Es imprescindible que entre la sociedad y la educación, en lugar de desentenderse, haya diálogo porque una de las funciones de la educación consiste en explicar y comprender aspectos de la realidad para proponer procesos de transformación, la explicación y comprensión quedará incompleta si no tiene en cuenta a la sociedad en la que vivimos y la "proposición" siempre implicara una "forma de hacer" y la utilización de unos medios.
· Por esta razón, una meta fundamental para los encargados de la educación y de la Tecnología Educativa debiera ser “Educar para la cultura y tecnología digital”, la alfabetización, la formación de los aprendices como usuarios calificados de las
Hay que regirse por un nuevo modelo educativo que implique cambiar el significado y sentido de la educación en los centros de enseñanza. Ya no sirve como en décadas anteriores que el alumnado memorice y almacene mucha información.
Pienso que las TICs no han sido utilizadas en educación con todo el potencial que tienen porque esto conlleva una profunda revisión sobre qué es lo que enseñamos y por qué lo hacemos lo que implica la aplicación de la tecnología educativamente.
Hay que educar sobre los medios y con ellos, surge una nueva escuela, inaugurándose nuevas posibilidades de encuentro entre la educación y la realidad
Hoy se necesitan nuevas habilidades para todos los ciudadanos, surgen capacidades más "nuevas",relacionadas con la necesaria habilidad en el uso de las TIC, muchas de las capacidades que tradicionalmente requerían las personas se ven ahora influidas por las nuevas tecnologías.
Los centros educativos, centros productores y reproductores de la cultura en nuestra sociedad se han visto, en los últimos años sacudidos por la aparición de los medios masivos de comunicación. y los modos para entablar relaciones favorables no están siendo muy trabajados en ellos, esto acarrea consecuencias negativas para la sociedad. El Docente orientador y formador, debería guiar y actuar con la Tecnología Educativa. Los modelos pedagógicos se tendrán que ir ajustando a las nuevas formas de conocimiento. Será importante que todos los docentes veamos el amplio espectro de posibilidades que puede brindar Tecnología Educativa utilizando las tecnologías
Educar en TE implica educar para imprimir al uso de las tecnologías y los medios, sentidos que compatibilicen las nuevas formas de producir y trabajar con los actuales estilos de ejercer derechos, afirmar culturas, informarse, comunicarse a distancia y formar parte de redes. “... existe una creciente necesidad de profesionales calificados que salgan ganadores en un ambiente de competencia y respondan correctamente a la globalización, al tiempo de toma de decisiones, a la obsolescencia rápida de conocimiento, a la rapidez de los cambios, al desarrollo tecnológico y a la adaptabilidad a la tecnología. En este ámbito educativo, el papel que juegan los docentes aplicando la Tecnología Educativa es primordial ya que la capacidad de auto enseñanza debe desarrollarse y para ello se necesita una educación basada en el aprendizaje
La TE no es algo mágico, pero sí es poderosa catalizadora para el mejoramiento de la educación. Es básico que los docentes aprecien sus posibles conexiones con los diferentes aspectos de su trabajo profesional y se sientan implicados.
Para finalizar y vislumbrar la magnitud de la Tecnología Educativa es preciso recordar que “Para trabajar en el futuro será imprescindible usar tecnologías informáticas y de comunicación, no habrá ningún puesto de trabajo digno o de relevancia que no trabaje cerca de un equipo electrónico, y eso da cuenta hoy de que no estamos educando para desarrollar las capacidades básicas para el devenir"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada